Imagina

Cuando crezcas, descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te culparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan.


Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar.


Ask me anything  
Reblogged from trestristestrolls
Reblogged from artnamaid
No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento. Mario Benedetti  (via hyppen)

(Source: artnamaid, via notasdepapel)

Reblogged from kevindewong
Reblogged from benditaentropia

benditaentropia:

¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?

Reblogged from mysweeetprince

-luke:

I find her very attractive, Strange.

(via loquetegusta)

Reblogged from fyeahnix
fyeahnix:

November cannot come any sooner…

fyeahnix:

November cannot come any sooner…

(via fuckyeahdragons)


Reblogged from strawberryposh
marieclaudette:

throwyourdice:

Los japoneses tienen la creencia de que las personas predestinas a estar juntas se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique. Es invisible y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar, de las distancias, de las circunstancias etc. El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse. Esta leyenda surge cuando se descubre que la arteria ulnar conecta el corazón con el dedo meñique. Al estar unidos por esa arteria se comenzó a decir que los hilos rojos del destino unían los meñiques con los corazones; es decir, simbolizaban el interés compartido y la unión de los sentimientos.

 Akai ito

marieclaudette:

throwyourdice:

Los japoneses tienen la creencia de que las personas predestinas a estar juntas se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique. Es invisible y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar, de las distancias, de las circunstancias etc. El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse. Esta leyenda surge cuando se descubre que la arteria ulnar conecta el corazón con el dedo meñique. Al estar unidos por esa arteria se comenzó a decir que los hilos rojos del destino unían los meñiques con los corazones; es decir, simbolizaban el interés compartido y la unión de los sentimientos.

 Akai ito

(via notasdepapel)

Reblogged from golgafrinchams

Reblogged from benditaentropia
benditaentropia:

OTRA QUE ME GUSTA ES :
“De nuevo me sentí helado por la sensación de lo irreparable. Y comprendí que no soportaría la idea de no oír nunca más su risa. Era para mí, como una fuente en el desierto.”
                                                                          El Principito

benditaentropia:

OTRA QUE ME GUSTA ES :

“De nuevo me sentí helado por la sensación de lo irreparable. Y comprendí que no soportaría la idea de no oír nunca más su risa. Era para mí, como una fuente en el desierto.”

                                                                          El Principito